Iglesia de Santa María la Mayor de Iria Flavia – Antigua Colegiata

Está ud. aquí Portada  > Qué visitar  > Arquitectura religiosa >  Iglesia de Santa María la Mayor de Iria Flavia – Antigua Colegiata
Imagen

Uno de los primeros templos marianos del mundo

El pasado de Santa María de Iria se remonta a la época romana, aunque no se conoce con certeza el momento en el que fue levantada la basílica primitiva. La existencia de hasta dos templos prerrománicos es defendida por algunos autores que los sitúan paralelos al desarrollo del cristianismo en Galicia. Ya entonces, uno de ellos tenía advocación mariana, pues la tradición sitúa aquí la aparición de la Virgen María al apóstol Santiago para alentarlo a predicar su fe por la península ibérica.

Una catedral anterior a la de Santiago de Compostela

Las primeras pruebas documentales que sitúan a Iria Flavia como sede episcopal son del s.VI. El obispado iriense juega un papel fundamental en el descubrimiento del sepulcro apostólico. Es el obispo Teodomiro el que da cuenta del hallazgo hacia el año 820, vinculando para siempre la tradición jacobea a esta iglesia. La importancia de estas tierras se confirma con el hecho de que la basílica se ordena reconstruir en diferentes momentos a pesar de la poderosa influencia que comienza a ejercer Compostela y de los sucesivos ataques a manos de los normandos y de Almanzor.

El paso de catedral a colegiata

Con el traslado definitivo de la mitra a Compostela, el obispo Gelmírez le otorga en el s. XII la condición de colegiata, que perdurará hasta el año 1851. Desde ese momento pasa a ser considerada parroquia mayor, rango que mantiene en la actualidad. Del período de esplendor medieval sólo se conserva la portada principal gótica del s. XIII. Las arquivoltas apuntadas enmarcan un tímpano esculpido en el que destaca la representación de la <<Adoración de los Reyes Magos>>.

La necesaria remodelación barroca

En la segunda mitad del s. XVII, el arquitecto Melchor de Velasco reforma la capilla conocida como <<Capilla del Obispo de Quito>>. Será también a finales de este siglo cuando se constate el evidente deterioro de la iglesia. Como solución, se convoca un concurso al cual presentan proyectos maestros de obra tan sonados como Diego de Romay o Gabriel de Casas, sin embargo será un colaborador de este último, Pedro García, quien se encargue de la fábrica barroca en los albores del s. XVIII. Esta reconstrucción, que contó con un ajustado presupuesto, fue sufragada, en parte, por las donaciones del obispo de Quito, cuyo sepulcro está en la capilla del mismo nombre, aunque sus restos mortales nunca fueron trasladados a Iria Flavia.
Sobrias líneas acogen ornamentados retablos

Exteriormente destacan las torres escalonadas de clara influencia compostelana, y en el interior se cuentan hasta nueve retablos de variada imaginería. La atención principal es para el altar mayor, donde podemos encontrar una Virgen María pétrea de época gótica a la que se le incorporó en el s. XVII la imagen del Apóstol arrodillado. Es una obra de Miguel de Romay, de estilo churrigueresco. Muy cerca se encuentra el coro bajo, probablemente realizado por el mismo escultor, y el órgano, con una caja de gusto rococó. Todo esto está precedido por una reja del s. XVI que alberga la imagen de Santiago Peregrino, tallada también por Romay.

Otros datos de interés

La iglesia de Santa María la Mayor de Iria Flavia fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 1975. El <<peto de ánimas>>, situado muy cerca del templo, contiene una imagen de San Francisco de Asís que pertenece al antiguo retablo gótico de la colegiata.

HORARIOS:

Visitas invierno:
Lunes a Sábado: 18:15 a 19:30 h
Domingos: 10:30 a 12:30 h

Visitas verano:

Lunes a Domingo: 10:00  a 14:00 y 17:00 a 20:00h

Los horarios de visitas turísticas pueden verse interrumpidas por la celebración de actos litúrgicos.

Misas:
Sábado: 19:30h
Domingo : 11:30h

Entrada libre


Datos de contacto

GPS:
42.745901, -8.654949351124
Teléfono:
981 810 802 // 981 810 350
Web:
http://www.parroquiadeiriaflavia.es.tl

Los comentarios están cerrados.