Mercado dominical

Una de las actividades que han caracterizado la actividad económica de nuestro municipio desde tiempos pasados son las ferias y mercados. De hecho, desde nuestros antepasados, son conocidos tanto por la variedad de oferta y su riqueza como por la gran afluencia de visitantes que, domingo tras domingo se dan cita en tierras rosalianas.

Nuestras ferias de ganado, fueron descritas en 1609 por el  Cardenal de Compostela, Jerónimo del Hoyo. En aquellos tiempos eran ya una de las más importantes de Galicia, celebrándose en  ‘el Campo Grande’ y en un souto de castaños. Según relata el Cardenal llegaba a ellas “todo género de mercaderías, de ganados, que iban a comprar mercaderes castellanos y portugueses, para provisión de sus tierras” De este modo transcurrían varias al año, “La primera es por Pascua de Flores y dura tres días, la segunda por Ledanías, y dura otros tres, la tercera, por San Juan y dura dos; la cuarta, por Nuestra Señora de Setiembre y dura tres días, la última por Todos los Santos y dura dos. Las mejores son las de Pascua, Ledanías y setiembre”.

Los textos del Cardenal nos proporcionan además una descripción de cómo era el mercado en aquel entonces: “Es muy abastecido de todo género de mantenimientos y hay alrededor de muchas heredades en que se cogen mucho trigo, centeno y mijo, y granjas y en ellas muy buenos frutos, huertos y vino razonable. Hay muy buenas carnes y baratas y muchas diferencias de pescados de mar trayen en el río arriba de los puertos que se llama Ulla, se pescan muchas lampreas, salmones, sábalos, reos, angulas y truchas, todo ello muy bueno” (Xosé Fligueira Valverde, Pascua 1995).

Con el paso del tiempo, el domingo se ha convertido en el día por excelencia del mercado. Así la jornada dominical de Padrón se ha convertido en uno de los más grandes mercados gallegos realizados semanalmente. En los más de  donde 600 puestos dispuestos en una extensión aproximada de 22.500 metros cuadrados, pueden encontrarse ricas hortalizas y frutas, sabrosos pescados y mariscos, jugosas carnes, plantas, ropa, enseres, complementos…todo lo que usted pueda necesitar para su hogar seguro podrá encontrarlo en nuestro mercado dominical. La jornada dominical por excelencia se caracteriza también por el hábito de saborear nuestro tradicional pulpo á feira. Por ello, tras un paseo agradable, que mejor forma de dar un descanso a las compras, para reponer fuerzas degustando otro de los más exquisitos productos que se pueden encontrar en nuestras Rías.